El trabajo de Wendy Cabrera Rubio (Ciudad de México, 1993) es difícil de categorizar. Su práctica multidisciplinar no responde a técnicas, normas o tendencias artísticas específicas, sino que se define por su profunda investigación sobre las potencialidades culturales e ideológicas de las imágenes y los objetos. Visitarla en  su estudio en la Ciudad de México fue una oportunidad para conocer más de cerca no solo su comprensión sobre el trabajo con el arte, sino también los múltiples imaginarios que la rodean y que han definido su manera de ver y dar forma a otro mundo visual y material.

Aunque el trabajo de Cabrera Rubio no encaja en una categoría de arte específica, sus piezas son fácilmente reconocibles por su punto de vista humorístico, pero también intenso sobre la “realidad” visual. Ya sea a través de la historia del arte o del dibujo animado, Wendy Cabrera explora constantemente cómo todas las imágenes han construido nuestras formas de ver hasta el punto de ser parte clave de las narrativas históricas  con que  nosotros hemos dado sentido a nuestras ideologías. En cierto sentido, es casi como se pregunta: ¿qué quieren las imágenes? ¿O qué dicen las imágenes de nosotros?

Algunas de las referencias que toma como base de su trabajo traspasan los límites de las dicotomías populares como alta y baja cultura, imagen y objeto y narrativa y acción. En su estudio pero también en sus exposiciones —o incluso en su cuenta de IG— hay una mezcla de una de las obras relevantes de Miguel Covarrubias o un meme con Piolín y una dulce frase. Así es como ella pasa de lo formal a lo informal.

Cuando se habla de cultura de masas, cultura pop o alta cultura , Wendy Cabrera entiende  que la producción y distribución de imágenes es un tema obligado a explorar. Estamos muy acostumbrados a oír hablar de la reproducción técnica de imágenes (¡gracias Benjamin! O quizá Google), pero esos procesos son del interés de la artista en cuanto al potencial narrativo detrás de reproducir y difundir información visual al infinito.

En nuestro parecer, uno de los aspectos más interesantes o sorprendentes del trabajo y la práctica de Wendy Cabrera Rubio  es su capacidad para realizar ensamblajes de materiales. Es decir, la forma en que puede crear una nueva forma y proponer nuevos sentidos en imágenes y objetos a través de referencias comunes o disociadas que se yuxtaponen en forma de esculturas, pinturas o instalaciones. Quizás así sea cómo funcionan sus pensamientos: como una imagen en movimiento creada al mismo tiempo por otras mil imágenes.

Wendy Cabrera Rubio estudió en la ENPEG “La Esmeralda” y en el Programa Educativo SOMA. Su trabajo ha formado parte de muestras colectivas en espacios como MUCA, Laboratorio Arte Alameda, Ex-Teresa Arte Actual, Museo de la Ciudad, Sala Arte Público Siqueiros, Kurimanzutto, Biquini Wax EPS, Museo Jumex y Galerie Nordenhake, entre otros. Actualmente forma parte del programa público para jóvenes creadores FONCA 2021-2022.