¿Qué es el arte participativo? Definirlo, como lo hemos explorado en nuestra más reciente guía Participatory Art, no es una tarea fácil. Sus posibilidades son tantas que artistas de diferentes geografías y generaciones se han acercado a esta práctica con la intención de generar encuentros reflexivos, creativos y críticos con la sociedad. Quizá esta serie de documentales, si bien no pretende ser una lista exhaustiva ni jerárquica, pueda ofrecer un panorama de las distintas aristas desde las que puede ser entendido o realizado el arte participativo.

1. Agnès Varda. Faces Places

El documental es dirigido y concebido por una de las más grandes cineastas del siglo XX, Agnès Varda, quien se unió con el popular artista urbano JR para realizar un roadtrip por diferentes poblados de Francia para invitar a gente local a ser parte de un proyecto de arte que la propia cineasta definió como participativo. Varda y JR recorrieron el territorio francés en una camioneta acondicionada como estudio fotográfico en la cual realizaban tomas de pobladores locales para después imprimirlas y ser reproducida en grandes dimensiones del tipo mural por JR. Para Varda, el objetivo de este proyecto consistía en sumar al arte a las personas que generalmente son invisibilizadas social, política y culturalmente.

2. Documentary as  Participatory Art

Más que un documental, Documentary as Participatory Art es una investigación en proceso del artista y director de cine Michael Holly, quien busca toma como punto de partida la ilusión de una participación completamente ética de los sujetos en el cine documental. Los experimentos sobre la participación de sujetos humanos en la producción de una película documental han buscado abordar algunos problemas relacionados con la proyección del autor y el control editorial.

En la página del proyecto, Holly realiza una suerte de diario / álbum con recortes de varios métodos que se han utilizado en el cine y el arte contemporáneo para tratar de abordar estos problemas.

 

3. Allan Kaprow: What I Did on My Vacation

Este documental muestra las ideas del artista Allan Kaprow en torno al Happening, una práctica que realizó a lo largo de su carrera como una suerte de resistencia frente al arte institucional. Los “happenings”, un término acuñado por Kaprow, eran eventos anti-arte con participación del público que contribuyeron a cambios radicales en el curso del arte de finales del siglo XX. Kaprow concibió “happenings” con participación pública a lo largo de su larga e inventiva carrera. ¿Su propósito? Ayudar a hombres y mujeres a reconocer lo notable que es para las personas tener la libertad de jugar y tomar su juego en serio. Cada acontecimiento tiene lugar una sola vez, como se registra en esta rara documentación del arte de Kaprow.

 

4. Participatory Art & Race

El historiador de arte Arnaud Gerspacher ha realizado una serie de ensayos en video que reflexionan sobre las implicaciones del arte participativo y las relaciones que busca establecer tan temáticas como la raza y el medio ambiente, a partir de las teorías de investigadores como Claire Bishop en su libro Artificial Hells. Participatory arts and Politics of Spectartoship. Más que un documental, estos videos permiten reflexionar sobre las bases, intereses y valores que existe detrás de la participación en el arte, desde una mirada argumentativa y crítica sobre esta práctia tan díficil de definir como fácil de malentender.

Como parte de esta serie, Gerspacher también ha realizado el video Participatory Art & Climate Change  y The Social Turn.

5. Thomas Hirschhorn. Gramsci Monument

En 2013 Hirschhorn construyó un monumento en honor al filósofo y comunista italiano Antonio Gramsci, en el marco de un proyecto que tuvo lugar en unas viviendas sociales del Bronx. El polémico artista colaboró con los vecinos del barrio, cuya vida cotidia está marcada por la pobreza, el paro y la delincuencia. Los conflictos y los malentendidos son inevitables, mientras que la absoluta devoción artística de Hirschhorn se enfrenta a la falta de perspectivas y a las visiones fatalistas de los residentes. El «monumento Gramsci» es la experiencia de un largo verano donde chocan mundos distintos: negros y blancos, la élite artística y los niños de la calle, los fiesteros y los poetas, los políticos y los filósofos. Una película cargada de matices sobre arte, política y pasión.