Una vez que una colección de arte inicia, el deseo por crecerla es latente. Quizá las dudas en torno a cómo iniciar son intimidantes, pero después de comenzar a coleccionar es importante continuar una asesoría si lo que buscas es crear una colección profesional y que tenga un impacto público.

Es común pensar que las colecciones de arte solo pueden estar conformadas con obras de artistas estrellas como Jeff Koons, Damien Hirst, Marina Abramović, Cindy Sherman, u otros creadores que resultan inalcanzables. Desde luego que los presupuestos de cada coleccionista atenderán a intereses diferentes. Sin embargo, si bien se sabe que el mercado determina el valor económico de las obras de arte, la creación artística no se atiene únicamente a los parámetros mercantiles. Por eso, acá algunos consejos para crecer una colección independientemente del presupuesto y más allá del gusto personal.

1. Establece un eje discursivo

Desde la primera obra que conforma una colección se comienza a generar una línea de interés con respecto a las técnicas, valores eséticos o formales del arte. Atender al gusto nunca será una mala opción excepto si no se está informado o documentado de las temáticas o sentidos de una pieza. Lo que un eje discursivo puede proporcionar es generar un orden respecto al tipo de piezas que van a conformar un acervo.

2. Monitorea la carrera de los artistas

Una vez que has coleccionado la pieza de algún artista, es importante seguir el curso que tiene su carrera y producción para conocer dos aspectos fundamentales: 1) la exposición pública o privada que ha tenido su obra. Más allá de la exigencia de la presentación de una obra en un museo, galería o institución artística, que una obra sea parte de exposiciones revela la imporancia de una pieza dentro de la discursividad de la historia del arte o el arte del presente. 2) En términos de valuación del arte, la cotización o valor en el mercado de un artista puede intervenir directa o indirectamente en el valor de tu pieza.

En este contexto, apostar por artistas conocidos, populares o «mainstream», puede parecer el lugar seguro; no obstante, con un discurso establecido, una asesoría profesional y el monitoreo constante, se puede apostar por artistas considerados como de «menor trayectoria».

Subasta en Sotheby's

Subasta en Sotheby’s

3. Involúcrate activamente en el movimiento de una obra o un artista

Coleccionar no es una «experiencia que se diluye con el tiempo». Coleccionar una obra para mantenerla reservada y dispuesta permanentemente en un espacio determinado es detener el curso de sus posibilidades. Si ya hemos comentado que coleccionar arte es una actividad profesional, lo consecuente para crecer una colección es asumir el compromiso de intervenir activamente en las potencias que una obra puede tener. Es decir, no es lo mismo mantenerla reservada, que generar propuestas para dar a conocer su valor simbólico, estético y artístico, a través de su apertura para exposiciones, investigaciones, documentación, registro, entre otras. La clave es mantener presente que si bien una obra tiene un valor por sí misma, también forma parte de un determinado contexto marcado por sus dinámicas históricas, políticas, sociales y culturales.

4. Itinera tus obras

Involucrarse con el movimiento de una obra o un artista comienza por acceder al préstamo de tus obras tanto para exposiciones, como para catálogos. Es bastante común que los coleccionistas no comulguen con la idea de hacer sus obras públicas. Pero no hay nada más contradictorio al arte que mantenerlas «en silencio», es decir, sin ser vistas. El crecimiento de inversión de una obra de arte puede ser directamente proporcional a lo que la crítica de arte dice sobre ella, pero también a las exposiciones que se suma, de acuerdo a las instituciones que la organizan. Itinerar una obra de arte impacta directamente en el varlos simbólico y capital de tu pieza, lo que te permitirá eventualmente generar un crecimiento para tu colección.

Visitante viendo Giambattista Tiepolo, The Banquet of Cleopatra (1743–44)en el NGV International

Visitante viendo Giambattista Tiepolo, The Banquet of Cleopatra (1743–44) en el NGV International

5. Mántente al tanto de las apuestas de los museos y las tendencias del arte

Además de monitorear la carrera de los artistas cuyas obras forman parte de tu colección, es importante no olvidar que el arte forma parte de todo un sistema en el que los museos y las instituciones del arte son parte fundamental. Aunque los museos, sobre todos aquellos mayores con presupuestos exhorbitantes, incluyen en sus colecciones obras de artistas de mayor renombre, los museos aún tienen una autoridad profesional con respecto a los temas, conceptos, técnicas, o valores artísticos que prevalencen en el presente. Con un vistazo a sus adquisiciones recientes, podrás conocer las líneas que están siguiendo con el objetivo de preservar un arte que, en cierta medida, también representa una memoria y un presente. Al final de cuentas, una colección de arte profesional, pública o privada, en teoría debe buscar los mismos objetivos.

 

Colección Steve Cohen

Colección Steve Cohen