La artista Nicole Chaput (Ciudad de México, 1995) se apropia de los materiales para crear objetos que revierten los imaginarios culturales y patriarcales que han tratado de definir la corporalidad femenina a lo largo de la historia.

Recientemente, Chaput presentó su proyecto Mi madre es un ventilador con cara de vaca en Biquini Wax en la Ciudad de México, bajo la curaduría de Aurélie Vandewynckele.

La lógica creativa de Chaput
Por: Sybaris 

El trabajo de Chaput parte de un agudo y crítico análisis por las diferentes formas de representación que han tenido los cuerpos femeninos a través de las imágenes públicas y la historia del arte, mayormente concebidas desde la mirada masculina. Una mirada que ha respondido a un deseo de posesión que, en esta obra, son revertidos por la mirada interior del cuerpo mismo en su propio deseo por dejarse ser y ver desde su propia composición.

No hay en la obra de Chaput una intención por representar a la mujer en su diversidad y complejidad. No hay, así, una intención por volver a convertir el cuerpo en una imagen dispuesta a la idealización, como ha sucedido en las imágenes del arte, la moda, el cine e incluso la arqueología. Sus pinturas y esculturas buscan ser cuerpos mismos que especulan (“cuerpos especulativos”, como los define la propia artista) sobre su propia corporalidad a través de los materiales con los que se conforman.

En este sentido, su práctica es una suerte de ensayo pictórico que muta constantemente según sus formas. En esta analogía, lo que las palabras son capaces de crear con el trazo de las oraciones, en las piezas de Chaput el óleo, accesorios cosméticos, textiles, espuma poliéster, polipropileno, u otros materiales con los que trabaja, se ensamblan para hacer presentes el deseo intrínseco de las anatomías.

Nicole Chaput estudió la licenciatura en Bellas Artes en la School of the Art Institute of Chicago (2018) y fue parte de la residencia Skowhegan School of Painting and Sculpture en Madison, Maine. Su obra ha sido expuesta en museos y galerías de Estados Unidos, Europa, Australia y México, como el Museo de Arte Carrillo Gil, el Antiguo Colegio de San Ildefonso, la Chalton Gallery, Material Art Fair, Sullivan Galleries, Galería Karen Huber, Mashimon, Archivo Colectivo y Bikini Wax.

—-

A propósito de  Mi madre es un ventilador con cara de vaca
Por: Nicole Chaput y Aurélie Vandewynckele

Mi madre es un ventilador con cara de vaca es una exposición individual de Nicole Chaput curada por Aurélie Vandewynckele; la cual presenta una serie de cuatro accesorios cosméticos antropomorfizados. Puestas a la altura de nuestra mirada, estas mujer-peine, mujer-cristal, mujer-rímel, mujer-powder brush, nos miran desafiandonos a agarrarlas. Intrigantes, aparentemente inmóviles, está prohibido tocarlas, volviéndose inevitables objetos de deseo. Éste se puede satisfacer gracias al texto que acompaña la exposición; un protocolo de uso que facilita una relación platónica con las obras, recordándonos a nuestros rituales íntimos cotidianos.

Con este conjunto, Nicole Chaput propone una reflexión sobre la objetificación femenina. Presenta herramientas que fusionan trozos de mujeres cuyas anatomías acuerpan los accesorios habituales que utilizan para pulir su apariencia. Estas siluetas plantean un escenario perverso y doblemente siniestro; donde mujeres ocupan cuerpos femeninos instrumentalizados para que estas, ya exquisitas, también sean víctimas de ser cosificadas. Tanto simpáticas como crueles, las cuatro piezas encarnan las tensiones que existen dentro de los aparatos cosméticos; como armas de doble filo que promueven representaciones opresivas del cuerpo femenino mientras que ofrecen un juego emancipatorio desde la posibilidad de autoficcionarnos.

 

 

El proyecto se presentó en Biquini Wax, en lal Ciudad de México, del 12 de febrero al 12 de marzo de 2022.