Ilit Azoulay es una de las fotógrafas más interesantes actualmente tanto por su tratamiento de la técnicas fotográfica como por su capacidad por reconstruir las posibilidades visuales, estéticas y narrativas que puede ofrecere este medio.

Ilit Azoulay Ilit Azoulay (Jaffa, Tel Aviv, 1972) vive y trabaja en Berlín, Alemania. Recibió su BFA (1998) y MFA (2010) de la Academia Bezalel de Arte y Diseño, Jerusalén. Azoulay recibió una formación clásica en fotografía, pero desde que completó su MFA se ha enfrentado críticamente a las normas de la fotografía impuestas por un paradigma, desarrollado en una industria dominada por hombres, capturando el momento decisivo.Es mejor conocida por desarrollar una técnica destinada a recomponer una imagen de acuerdo con los datos obtenidos de un proceso de investigación exhaustivo.

A partir de tres puntos clave, nos acercamos a su obra para explorar brevemente la propuesta que hace para entender la fotografía más allá de sus propios límites y convenciones.

1. Proceso fotográfico

Azoulay trabaja la fotografía aprovechando las posibilidades técnicas que le ofrece. Uno de los aspectos más importantes de su trabajo es la distancia que toma con respecto al mero registro o documentación que se le atañe a la técnica fotográfica, aun cuando, paradójicamente, utilice esta cualidad en virtud de la materialidad de la obra. Si al arte contemporáneo se le ha cuestionado por faltar a la materia, Azoulay pone de relieve la importancia que ésta tiene para crear narrativas visuales. Así, su tránsito entre la fotografía digital de 35mm y la manipulación, también digital, que lleva a cabo de sus archivos visuales, se convierte en un elemento clave para la construcción de un discurso que también atañe a la forma en la que miramos y nos acercamos a la realidad física.

2. Archivo / Arqueología

La fotografía ha estado históricamente ligada al registro del tiempo y el espacio. Sin embargo, Azoulay pone de manifiesto una cuestión fundamental: ¿qué nos dicen los objetos de nuestro alrededor?, ¿qué tipo de historias cuenta la materialidad física que encarna la historia o cultura de un contexto?

A diferencia de la práctica documental, en el trabajo de esta artista hay una exploración prácticamente arqueológica de los objetos que coexisten y definen la forma de relacionarnos cultural, social y políticamente. El trabajo de Azoulay se puede entender más como una práctica definida por los procesos de investigación en torno a objetos que recaba de espacios históricos inusitados, formando así un archivo que posteriormente analiza casi arqueológicamente para encontrar las potencias, símbolos e historias que estos albergan. A través de la fotografía, dispone dispositivos visuales que exponen las narrativas de estos objetos haciendo énfasis en la forma en qué construimos una historia por medio de sus significados.

3. Memoria

En relación con su trabajo de archivo y arqueológico, Azoulay dispone en su trabajo un dispositivo que atañe directamente a la memoria. Así como utiliza la fotografía en sus dimensiones técnicas y estéticas para exaltar las potencias de la imagen, de igual manera la dispone frente al observador para repensar de qué manera es posible que la memoria histórica, social y cultural se active frente a lo que vemos. Su trabajo con los objetos y las cosas apunta directamente a la relación de olvido, presencia y remembranza que estos pueden tener en nuestros imaginarios. Si sus obras se distancias de la reliquia y la ruina del pasado, lo que pone de frente es la forma en que los eventos acontecidos pueden adquirir otras formas, no nuevas ni innovadores sino simplemente “otras”, de contarnos el presente.