Museum of Contemporary Art of Chicago

Después de 47 años de haber aceptado la última definición de lo que es un museo, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) dio a conocer las nuevas modificaciones al término que busca expandir la comprensión de los museos del siglo XXI

En la última sesión del ICOM que se celebró del pasado 20 al 28 de agosto en la ciudad de Praga, una de las actividades de mayor impacto para la comunidad museística a nivel internacional fue la aprobación de una nueva definición de «museo» que busca responder a las necesidades y cambios del presente. Aprobada el pasado 24 de agosto, la nueva definición se lee así:

«Un museo es una institución sin ánimo de lucro, permanente y al servicio de la sociedad, que investiga, colecciona, conserva, interpreta y exhibe el patrimonio material e inmaterial. Abiertos al público, accesibles e inclusivos, los museos fomentan la diversidad y la sostenibilidad. Con la participación de las comunidades, los museos operan y comunican ética y profesionalmente, ofreciendo experiencias variadas para la educación, el disfrute, la reflexión y el intercambio de conocimientos».

La última vez que una modificación del término fue en la asamblea del ICOM celebrada en 1974 en Santiago de Chile, cuando se integró la idea del museo como una institución, es decir, como una organización de caracter cultural con fines expositivos y educativos:

«Un museo es una institución permanente sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y su desarrollo, abierta al público, que adquiere, conserva, investiga, comunica y exhibe, con fines de estudio, educación y deleite, evidencias materiales del hombre y su entorno». (ICOM, 1974).

Como se puede ver, en contraste con la de 1974, la nueva definición ha incluido ciertos términos que no solamente amplian las posibilidades operacionales de los museos, sino que busca responder a un lenguaje que se ha construido en los último años desde la acción social. Por un lado, palabras como «experiencia» y  «disfrute» expanden la noción hacia propósitos más allá de los educativos, incluyendo en este caso el aspecto sensible de los museos y atendiendo la necesidad del placer y el gozo. Por otro lado, es obvio que la gran mayoría de los conceptos nuevos que ahora incluye la definición son tomados de la importancia que han tomado en la sociedad actual: «accesibles», «inclusivos» «diversidad», «sostenibilidad» y «comunidades» hablan de una aparetura básica que se suma a los discursos del presente, pero que está lejos de generar una propuesta sólida sobre la labor de los museos como -justamente- constructores de conocimiento.

La primera definición que aceptó la ICOM para los fines de su propio consejo, fue la realizada en 1960 por su primero director, el museólogo francés Georges Henri Rivière:

«El museo es un establecimiento permanente, administrado en el interés general de conservar, estudiar, poner en valor por diversos medios y en particular exhibir al público para su deleite y educación, elementos en conjunto de valor cultural: colecciones de interés artístico, histórico, científico y tecnológico, jardines botánicos, zoológicos y acuarios, etc.» (Rivière, 1960)

Rivière considero en su concepto el «deleite» que pueden provocar los museos, pero enlistó en categorías el tipo de colecciones con las cuales un museo puede ser considerado como tal. Curiosamente, la idea de institución no estaba incluida y en su lugar se le consideraba al museo como un establecimiento fijo y permanente. El cambio entre las definiciones de 1960 y 1974 supuso, así, la consideración de los museos desde la oficialidad que le otorga la etiqueta de «institución» y lo que está implica en términos de organización y responsabilidad.

 

¿Cómo se decide una nueva definición?

Después de una serie de asambleas en las que no se logró un acuerdo democrático entre los miembros del ICOM en todo el mundo (consulta aquí), la Asamblea internacional logró convocar en 2019 un sistema de trabajo bajo una metodología nueva y específica que, en resumen, consistió en 4 consultas en las que participaron representantes de 126 comités que forman parte del Consejo Internacional. Cada consulta estuvo orientada hacia un propósito diferente:

Consulta 1. Los comités presentar{on sus informes sobre las actividades que realizaron en 2019/2020 relacionadas con la definición de museo. Se recibieron respuestas muy variadas de 23 Comités Nacionales, 6 Comités Internacionales, 1 Organización Afiliada y 1 Grupo de Trabajo

Consulta 2. Centrada en proponer las palabras clave y los conceptos que debería incluir la definición de museo. Los resultados se sometieron a un análisis cuantitativo y cualitativo realizado por tres analistas de datos independientes contratados por el ICOM para este fin.

Consulta 3. Se pidió a los Comités, las Alianzas Regionales y las Organizaciones Afiliadas que revisaran la lista de palabras y conceptos clave publicada en el Informe de la Consulta 2 y que enviaran sus comentarios a través de un formulario en línea.

Consulta 4. Los miembros de ICOM Define trabajaron en la redacción de cinco propuestas de definición, basándose en los resultados del análisis de datos de la Consulta 2 y 3. En la Consulta 4 se pidió a los comités del ICOM que clasificaran las cinco propuestas y tuvieron la posibilidad de comentar su opción preferida. ICOM Define trabajó intensamente en el procesamiento de los resultados y en la elaboración de las dos propuestas finales. El jueves 5 de mayo, el Consejo Consultivo se reunió para debatir y votar uno de ellos.

Informe final: El Consejo Consultivo seleccionó la propuesta de definición de museo que se sometió a votación en la Asamblea General Extraordinaria, que se celebró el 24 de agosto durante el ICOM Praga 2022 una aprobación del 92, 41%  (A favor: 487, en contra: 23, abstención: 17)

 

Informe ICOM Praga 2022

Informe ICOM Praga 2022